Canadá

Se puede decir que el surgimiento de Canadá tiene dos momentos importantes, el primero de ellos, fue la guerra de los 7 años, en donde combatieron los británicos en contra de los franceses, quienes perdieron sus posesiones en el norte del continente americano, la región que actualmente se le conoce como Quebec.

Fuente: http://hoyenhistoria.blogspot.com/2014/02/febrero-10-el-tratado-de-paris-de-1763.html

El segundo evento, fue la independencia de las 13 colonias, en donde se vio nacer a un nuevo país, Estados Unidos, mejor dicho, se vio nacer a dos países a los Estados Unidos y a Canadá (López, 2007).

Este último evento determinó la creación de Canadá, ya que, en el transcurso de la guerra de independencia de Estados Unidos, se presentó una delegación de los independentistas en la región de Quebec, con el propósito de que se incorporaran a la lucha, pero como eran franceses católicos, no quisieron participar con sus vecinos protestantes (López, 2007).

Al lograr la independencia las 13 colonias, muchos fieles a la corona emigraron a la región de Quebec, lo anterior ayudó a mantener las raíces anglosajonas en una región controlada por descendientes franceses. Para los estadounidenses fueron traidores los que emigraron, para Canadá, han sido los héroes que ayudaron a crear esa nación (Gago, 2018).

Fuente: https://www.voyagesphotosmanu.com/confederacion_canada.html

Después de esa migración, la Corona Británica dividió la colonia en el Alto Canadá, con mayoría inglesa y bajo Canadá, con la comunidad francesa, quienes gozaban de sus propias leyes civiles, pero bajo un código penal británico (Gago, 2018).

Posterior a un intento de invasión por parte de Estados Unidos, en 1812 (Gago, 2018), el Imperio Británico modificó las leyes que tenia sobre su colonia, con el propósito garantizar los derechos de los colonos, autorizar la recaudación de impuestos y justificar la división de Quebec.

Sin embargo, las divisiones surgieron entre los franco canadienses, quienes eran considerados los ciudadanos de segunda, y los angloparlantes controlaban todas las actividades económicas; por tal situación, surgió un movimiento separatista entre 1837 y 1838; dicho levantamiento, a pesar de ser aplastado por tropas británicas, ayudo a que dos años más tarde se promulgara el Acta de la Unión, en donde se mencionaba que el alto Canadá y el bajo Canadá formaban parte de un solo territorio (Ramírez, 2004).

A pesar de este logro, la parte anglosajona de Canadá buscó destruir la cultura y el idioma francés en el territorio, una muestra de ello es que hasta 1969, fue reconocido el francés como lengua oficial de Canadá (Ramírez, 2004).

En 1867 se crea la Confederación Canadiense, en la cual se crearon las instituciones que rigen en la actualidad a ese país. Para la comunidad francófona, se les otorgó una plenitud de poderes, como sistema legal, educación, idioma, pero subordinada al pacto federal. Mientras que a la comunidad francesa en Canadá se les conoce como francocanadienses, a los angloparlantes, solamente canadienses (Ramírez, 2004).

La forma de gobierno de Canadá es una monarquía constitucional, en donde el jefe de estado es la Reina Isabel II, representada en Ottawa por un gobernador, quien solamente tiene una función simbólica (Rea, 1994).

El gobierno se basa en un sistema parlamentario, al igual que el Reino Unido, por lo cual, se tienen dos Cámaras, la de Senadores, quienes son designados por el Primer Ministro en funciones, y la Cámara Baja. El partido que llegue a dominar la Cámara Baja, es quien designa al primer ministro (Rea, 1994).

Uno de los problemas que enfrentó Canadá en la primera mitad del siglo XX, fue su identidad, la cual, en un principio, se vio influenciada por el “American way of life” (López, 2007); sin embargo, después de varios eventos internacionales que se presentaron a finales del siglo XX, como a principios del siglo XXI, Canadá se ha acercado más a Europa, que a Estados Unidos, acrecentando la diferencia de valores entre Estados Unidos y Canadá.

Fuente: http://solobuenasnoticias.com.mx/internacional/ceta-el-tratado-entre-la-union-europea-y-canada-que-arrasara-europa/

Bibliografía

Gago, J. M. (2018). Historia contemporánea de Canadá. Madrid, España.: Síntesis.

López, E. D. (10 de Febrero de 2007). Canadá: entre el sueño americano y el sueño europeo. Revista Digital Universitaria, 8(2), 4-8. Recuperado el 14 de 04 de 2020

Ramírez, O. B. (2004). La fuerza de las identidades. El caso de Quebec, Canadá. Revista mexicana de estudios canadienses , 183-202.

Rea, J. C. (1994). Canadá: La federación más descentralizada del mundo. UNAM, 77-87.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*