Rwanda

Cráneos de víctimas de la masacre de Ntarama, en Nyamata, donde fueron asesinados 50.000 miembros de la tnia tutsi. Genocidio en Ruanda en 1994. Matanza de tutsis y hutus moderados. Horizontal

En 1994 se llevó a cabo un genocidio en Rwanda, en donde murieron aproximadamente 800,000 personas pertenecientes de la etnia tutsis a manos de la etnia llamada hutus.

A pesar de la magnitud de este genocidio, las fuerzas internacionales no actuaron en tiempo ni en forma, es más, se menciona que algunos países europeos tuvieron que ver en su hacer o en su no hacer durante el desarrollo de esta guerra civil.

Rwanda, cuyo nombre oficial es República de Rwanda, es un país ubicado en África Central, sin salida al mar. Limita con Uganda, Burundi, la República Democrática del Congo y Tanzania.

Resultado de imagen para rwanda
https://smartraveller.gov.au/Countries/africa/east/Pages/rwanda.aspx

Su capital es Kigali; actualmente su forma de gobierno es un parlamentarismo presidencialismo; los idiomas oficiales son: francés, inglés y Kiñarwanda. Su moneda es el franco rwandés.

Para el 2012, el país contaba con una población estimada de 11’689,696 personas; siendo su distribución por edad la siguiente:

  • 0-14 años, el 42.9%
  • 15-64 años: 54.7%
  • 65 años y más: 2.4%

Rwanda está conformado por tres comunidades:

  • Twa 1%
  • Tutsi 14%
  • Hutu 85%.

Los Twa eran un grupo pigmeo que vivía con base en la caza y la recolección, sin embargo tuvo que ceder terrenos a la llegada de los hutus, quienes dominaron la zona hasta el siglo XV. Los primeros tutsis emigraron a finales del siglo XV y principios del XVI, siendo grupos de pastores, formando clanes independientes.

A finales del siglo XV, se unieron algunos de estos clanes y empezaron con el periodo de expansión, llegando a dominar el territorio hasta el siglo XIX. Derivado de lo anterior, los hutus se volvieron la clase baja, la base de la pirámide, mientras que los tutsis se convirtieron en la clase dominante.

Al ser colonizados por los alemanes y belgas, se agravó la rivalidad entre las etnias, considerando que las diferencias físicas eran mínimas entre ambos grupos; dicha situación empeoró derivado de la falta de tierras y de la economía débil con la que se contaba, sin embargo, eso le benefició a los europeos.

Los alemanes se hicieron de los territorios de Ruanda y Burundi, los cuales, al terminar la Primera Guerra Mundial, la liga de las Naciones aceptó el control de los territorios por parte de Bélgica.

En 1952, Bélgica implementó un programa de desarrollo, el cual consistía en una serie de reformas socioeconómicas para promover el desarrollo económico y social, sin embargo, se le dio todo el control y dominación a la minoría tutsi sobre la mayoría hutu.

Para 1959, después de 7 años de disturbios sociales entre los hutus y los tutsis, los belgas declararon estado de emergencia, de ese modo entraron los militares extranjeros a restablecer el orden en el territorio. En ese mismo año, estalló una sublevación campesina, en donde los campesinos hutus realizaron una matanza masiva de tutsis, llegando a más de 20,000 personas muertas. Los sobrevivientes huyeron del país y los hutus se hicieron del poder (Oviedo, Política y otras cosas, 2012).

En 1962 se reconoció la independencia de Rwanda, bajo el control de los hutus, derivado de eso, se presentó otra migración tutsi a los países vecinos.

En 1973 se llevó a cabo un golpe de estado, perpetrado por un hutu de un clan de noroeste, quien era radical y chovinista. La dictadura militar duro hasta 1990. Durante ese lapso, los tutsis que seguían viviendo en Ruanda y los hutus moderados buscaron derrocar al gobierno militar.

Los tutsis que fueron a vivir a Burundi crearon el Frente Patriótico Ruandes, el cual, en 1990, invadió Ruanda, comenzando así la guerra civil. El gobierno militar solicitó apoyo a Francia, que como se había invadido la Francophonie, envió aviones y soldados franceses. Con el apoyo de las tropas extranjeras, el gobierno militar realizó una guerra de baja intensidad contra los tutsis, encubriendo matanzas masivas.

Con el propósito de conservar el poder, el gobierno militar planteó el objetivo de erradicar a todos los tutsis de la región, por lo que empezaron con los preparativos, entre los cuales, el ejercito de Rwanda aumento de 5,000 efectivos a más de 30,000 soldados. Asimismo, la adquisición de AK-47 se llevaba a cabo llenando únicamente un formulario (Oviedo, Política y otras cosas, 2012).

Lo que provocó la masacre fue el derribo del avión presidencial, en el que viajaban los presidentes de Rwanda y de Burundi, ambos hutus, por medio de un misil tierra aire que impacto con el avión.

El dinero con el cual se financió al ejército de Rwanda fue el aportado por el FMI y el BM para programas de ajustes estructurales.

El 7 de abril de 1994, comenzó el asesinato de políticos de la oposición; se le culpó a la ONU de haber derribado al avión, contrario a lo que se pensaba, la ONU ordenó el retiro de los cascos azules, dejando sin protección a la sociedad civil. Entre el 9 y 11 de abril, fueron retirados 3,300 extranjeros del país, mientras que la misión de la ONU se le ordenó mantenerse al margen de la situación (news, 2005).

El 17 de abril comienzan las tácticas de exterminio, las cuales consistían en llevar a un gran número de víctimas a lugares cerrados, como estadios o iglesias, con escasos medios para defenderse.

Los hutus se aprovechan de las tarjetas de identidad, creadas en la época colonial, para identificar a los tutsis.

Resultado de imagen para exterminio ruanda
https://desinformemonos.org/la-historia-de-ruanda-no-termino-con-el-genocidio/

El 21 de abril la ONU aprueba el retiro de sus tropas; el 30 de abril el Consejo de Seguridad emite una resolución en la cual no considera genocidio lo que estaba ocurriendo en Ruanda. Mientras tanto se presentó un gran éxodo de 250,000 personas a Zaire.

El 17 de mayo, una resolución de la ONU mencionó que se había presentado actos de genocidio por lo que solicitó el envío del 5,000 soldados, pero no fue hasta el 22 de junio que el Consejo de Seguridad aprobó dicho envió.

El 28 de junio, se presentó un informe en Ginebra en donde se muestra que las masacres fueron planificadas y que constituían una campaña de genocidio. Siendo el medio principal de las matanzas, las armas rústicas, palos, machetes y piedras. Asimismo, la brutalidad con que se perpetró dejó con profundas huellas a la sociedad en general, y a los individuos en particular. Las masivas violaciones, las muertes, abusos sexuales a niñas y mujeres, mutilaciones genitales y demás actos perpetrados a los tutsis como a los hutus moderados fueron graves violaciones a los Convenios de Ginebra de 1949, la Convención de los Derechos del Niño, derecho internacional de los derechos humanos, entre otros (sur, 2012).

Se estima que hubo unos 800,000 muertos, lo que representa el 11% de la población y las 4/5 partes de la población tutsi que vivía en el país. 100,000 huérfanos; más de 2 millones de refugiados. La base económica del país fue destruida en su totalidad.

Como se puede observar la Organización de la Naciones Unidas fue desbordada. La indiferencia de la organización permitió la escalada de la masacre. Tropas de cascos azules, apostadas en el país vecino de Uganda, recibieron noticias de la proximidad de la masacre, pidiendo autorización al Consejo de Seguridad para actuar e impedir dicha situación, sin embargo, por una falta de consenso en el Consejo no fue autorizado su intervención.

Con respecto a los Estados Unidos, ningún político de este país se atrevió a utilizar la palabra genocidio, asimismo, se afirma que este país, conjuntamente con el Reino Unido, boicotearon cualquier intervención de la comunidad internacional para detener el genocidio.

Por parte de Francia, las tropas francesas crearon una «zona de seguridad» en Rwanda, sin embargo, en dicha zona continuaron con los asesinatos de los tutsis, asimismo, Francia y Egipto fueron los gobiernos más activos en proveerles armas a los extremistas rwandeses (hutus). Como se mencionó anteriormente, se financió por medio del dinero de préstamos otorgados por el FMI y el BM (news, 2005).

Los directivos del Banco Mundial conocían que el dinero que otorgaban para Rwanda se utilizaba para fines bélicos, sin embargo, no lo comunicaron al Consejo de Seguridad.

Con respecto a Egipto, el ex ministro de Relaciones Exteriores de ese país, y ex Secretario General de la ONU, Boutros-Ghali autorizó una venta secreta, en 1990, de armas para Rwanda por un valor de 26 millones de dólares.

Resultado de imagen para boutros boutros ghali
https://time.com/4225880/boutros-ghali-united-nations-obituary/

Se menciona que lo hay detrás de todo esto son los recursos minerales, el 80% del coltan, utilizado en los teléfonos móviles, GPS, consolas de video juegos, entre otros, se encuentra en esta región; asimismo, se encuentran grandes yacimientos de tungsteno, casiterita, cobre, cobalto, uranio, diamantes y oro. Por último pero no menos importante, se encuentra el agua del río Congo y las fuentes del río Nilo (Oviedo, Política y otras cosas, 2012).

Bibliografía

news, A. (10 de 04 de 2005). Web Islam. Recuperado el 21 de 12 de 2012, de http://www.webislam.com/noticias/43608-ruanda_acusa_a_francia_del_genocidio_de_1994.html

Oviedo, C. (28 de Agosto de 2012). Política y otras cosas. Obtenido de http://cuitlahuacoviedopuente.blogspot.mx/2012/08/guerra-hispano-estadounidense.html

sur, F. (22 de 12 de 2012). África Fundación sur. Recuperado el 22 de 12 de 2012, de http://www.africafundacion.org

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*